Todo Sirve Para Hacernos Santos

Todo Sirve Para Hacernos Santos

Por Pastor Alvaro Segura en Mar 25, 2018 Categories: servicios (108 Visitas)


Todo Sirve Para Hacernos Santos

Romanos 8:28 Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos. Romanos 8:29 Pues Dios conoció a los suyos de antemano y los eligió para que llegaran a ser como su Hijo, a fin de que su Hijo fuera el hijo mayor entre muchos hermanos.

Hoy vamos a terminar la serie hablando de todo lo que Dios usa para producir la santificación de sus hijos y así cumplir con el pacto eterno que hizo con Cristo de hacernos santos.

Todos los hijos de Dios debemos tener la certeza de que Dios siempre esta trabajando a nuestro alrededor en procesos de santificación, algunos mas intensos que otros, algunos mas dolorosos que otros, tal vez algunos imperceptibles a nuestros, pero todos estamos en una santificación diaria y progresiva.

Dios no para, ni parara de hacer su obra en nosotros cada día.

Y por que hay necesidad de los procesos de santificación? Por dos razones principalmente:

1) Por que Dios hizo un pacto eterno de hacernos santos, de santificarnos, de hacernos crecer hasta que alcancemos la altura del varón perfecto, de transformarnos a la imagen y semejanza de su hijo amado. Filipenses 1:6 Y estoy seguro de que Dios, quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que Cristo Jesús vuelva.

2) La segunda razón es por que nuestra alma o lo que la biblia llama el viejo hombre o nuestra carne; no se convirtió, no se regenero, cuando nacimos de nuevo. Lo que se regenero y lo que tiene una nueva naturaleza es nuestro espíritu.

Así que nuestra alma es la que tiene que re-aprender todo, tiene que ser transformada, es la que tiene que reconocer y asimilar la nueva cultura del Reino de Dios.Así que todo proceso de santificación va orientado exclusivamente a transformar las tres facultades del alma; hasta llevarlas a que se alineen con el espíritu regenerado que hay en mi, con mi nueva naturaleza en Cristo, y sobre todo que se acomode al nuevo ámbito de santidad en el que vivo.

Por eso Nuestra forma de pensar, debe alinearse a la mente de Cristo que ahora tenemos.

Nuestra forma de sentir, se debe alinear a los principios eternos de las escrituras, ahora ya no vivimos, ni nos movemos por nuestras emociones, ni por lo que sentimos o vemos, sino que vivimos por la fe, por lo que no vemos, por los principios y la verdad eterna de Dios.

Y nuestra forma de decidir en nuestra voluntad la debemos alinear al señorío de Cristo, desarrollando dominio propio y obediencia bajo cualquier circunstancia.

Dios es el único que sabe en que áreas cojeamos, cuales son nuestros temores, nuestros vacíos, nuestras necesidades, nuestras heridas, nuestra
forma de pensar erradas, nuestras fortalezas etc. por eso es el único que también puede escoger los procesos de santificación para cada uno.

1 Corintios 10:13 Ustedes no han pasado por ninguna tentación que otros no hayan tenido. Y pueden confiar en Dios, pues él no va a permitir que sufran más tentaciones de las que pueden soportar.

Además, cuando vengan las tentaciones, Dios mismo les mostrará cómo vencerlas, y así podrán resistir.

Para los vivir y pasar los procesos de santificación de manera productiva necesitamos básicamente 4 cosas.

1) LA FE. Santiago 1:2 Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho Santiago 1:3 porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Santiago 1:4 Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada.

Fuimos diseñados para vivir y movernos cada día en la dimensión de la fe por medio de la fe, pues vivimos por la fe.

Esto quiere decir que todos los procesos de nuestra santificación se van a desarrollar en medio de un ámbito donde la FE es el recurso que se va a necesitar para todo, estos procesos darán fruto por medio de la Fe que yo tengo y, se darán para crecer en la FE que ya tengo.

Entonces como Dios necesita que nosotros mismos conozcamos que nuestra fe nos ayudara a obedecer aun en las peores circunstancias y el obedecer nos ayudara a vivir según su voluntad, y vivir haciendo su voluntad nos va a santificar, El necesita probarnos que la Fe que tenemos en sus promesas, en su pacto eterno, en su voluntad perfecta si funciona y que si hace lo que El dice que hace.

Dios no tiene que averiguar o comprobar si la FE funciona o si hace lo que El dijo que hace, EL si lo sabe, sino que El tiene que dejarnos ver a nosotros sus santos y llamados creyentes, que tan incrédula es nuestra alma . Por esta razón Dios tiene que probar la fe.

2. ABRAZAR LA CRUZ: Mateo 16:24 Luego Jesús les dijo a sus discípulos: «Si ustedes quieren ser mis discípulos, tienen que olvidarse de hacer su propia voluntad. Tienen que estar dispuestos a cargar su cruz y a hacer lo que yo les diga.

Esa cruz que debemos estar dispuestos a cargar es esa situación, persona, circunstancia familiar, personal, matrimonial, económica, de salud que no nos agrada, que nos incomoda, que nos ofende, que nos lastima y que esta dando muerte a alguna área de nuestra alma que la necesita, por eso es que la voluntad perfecta de Dios nos la permite enfrentar.

Pero no es solo cargar con resignación, con amargura, con disgusto, es abrazar esa situación o prueba con gozo, con esperanza, con fe, con paciencia así lo acabamos de leer en el libro de Santiago

Santiago 1:2 Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho.

Así que abrazar la cruz no es solo aceptar la situación incomoda, dolorosa, con una actitud de resignación o amargura; sino que hay que cargarla con fe y con gozo, con la esperanza que esa situación esta sirviendo para bien y que esta produciendo en mi un nuevo fruto en santidad.

3) ESPERAR EN DIOS. Isaías 64:4 Desde el principio del mundo, ningún oído ha escuchado, ni ojo ha visto a un Dios como tú, quien actúa a favor de los que esperan en él.

Creo que una de las cosas mas difíciles de hacer es saber ESPERAR y estar QUIETO para ver y entender la voluntad de Dios y HACER según esa voluntad.

El esperar nos enseña a perseverar. La perseverancia es mucho mas que aguante. Es aguante combinado con la total certeza de que lo que esperamos sucederá y de que estamos siendo preparados para administrar algo mas grande. Esperar en Dios fortalece nuestra fe.Amados esperar algo que parece “demorarse” es la prueba real de nuestra fidelidad y obediencia a Dios.

4) DESCANSAR EN DIOS: Mateo11:28 »Ustedes viven siempre angustiados y preocupados. Vengan a mí, y yo los haré descansar. Mateo11:29 Obedezcan mis mandamientos aprendan de mí, pues yo soy paciente y humilde de verdad. Conmigo podrán descansar. Mateo11:30 Lo que yo les impongo no es difícil de cumplir, ni es pesada la carga que les hago llevar.

La consecuencia lógica de tener fe, abrazar la cruz con gozo y esperanza y esperar en Dios es el descanso de nuestras almas y ese descanso santifica, trae paz, confianza, reposo, gozo, deleite en Dios por su amor y su misericordia, por su Gracia, quita toda altivez, orgullo, fuerza independiente de Dios.

Cuando encontramos paz en Dios podemos cargar la cruz con gozo, veremos que la carga no es tan pesada como pensábamos y creíamos y obedecemos con la convicción de que la voluntad de Dios es nueva, agradable y perfecta.

Bendecidos.

Pastores Alvaro y Esperanza Segura.


© 2018 Mision Vida. All rights reserved.